.

Notas Online

 

El día de la vacuna

Las 10 dudas más comunes de los papás

Que las vacunas son el recurso por excelencia para prevenir muchas enfermedades es un hecho indiscutible. Pero también es verdad que los chicos no la pasan nada bien, y con justa razón: a nadie le gusta que lo pinchen, y mucho menos varias veces en cuestión de minutos. Y lo cierto es que no son solo los niños los que se angustian sino también los padres, que harían cualquier cosa con tal de no ver sufrir a sus pequeños. No desesperes: resolvemos las 10 dudas más comunes, para que puedas acompañar a tu hijo con absoluta tranquilidad.

1- ¿Le va a doler?

El dolor es un síntoma subjetivo, y no hay una escala reconocida que gradúe el que provoca cada vacuna. De todas maneras, se considera que las más dolorosas son la triple viral, la vacuna contra el virus del papiloma humano y la anti-neumocócica conjugada de 13 serotipos. Para el resto, las molestias suelen ser moderadas y absolutamente tolerables.

2- ¿Dónde lo van a pinchar?

Cuando el bebé aún no gatea, las vacunas se aplican en el muslo (en el músculo vasto ex- terno). En cambio a los más grandecitos, que ya deambulan, se los pincha en el brazo, en el músculo deltoides, por dos razones: debido al grosor y al grado de desarrollo del músculo, y para que los días siguientes a la vacunación puedan movilizarse como siempre, sin sufrir dolor. Si le tocan varias vacunas el mismo día, no hay problema: pueden aplicarle 3 o 4 inyecciones por vía intramuscular en el mismo acto, distribuyendo 1 o 2 en cada muslo o en cada brazo. La única precaución es respetar una distancia de entre 3 y 5 cm entre los sitios de punción.

3- Si está enfermo, ¿hay que vacunarlo igual?

Aunque esté resfriado o tenga tos puede vacunarse igual, salvo que tenga fiebre, en cuyo caso habrá que esperar hasta que el cuadro febril se resuelva. Y lo mismo si tiene vómitos o diarrea: excepto la vacuna contra el rotavirus y la Sabín oral (contra la poliomielitis), pueden aplicarle todas las demás.

4- ¿Qué hacer si tiene miedo?

Acariciarlo, hablarle y sonreírle mirándolo a los ojos, cantarle una canción, entretenerlo con su juguete preferido o proponerle un juego para desviar su atención. Pero lo más importante es que mamá, papá o la persona que lo acompaña se mantengan serenos y colaboren en el momento de la aplicación: si los adultos están angustiados o nerviosos, el niño lo percibirá y se angustiará también. Cuando son más grandecitos, ya saben lo que va a pasar, pero eso no significa que haya que llevarlos engañados. Todo lo contrario: hay que tranquilizarlos, y explicarles que las vacunas pueden doler un poquito pero que son necesarias y muy beneficiosas para la salud

¡Importante!

Si dentro de los 5 a 10 minutos de recibir la Sabin oral el niño regurgita o vomita, hay que repetir la dosis. Y si tampoco la retiene, habrá que diferir la vacunación hasta la próxima visita, y no se contabilizará como vacuna administrada.

5- ¿Cómo conviene vestirlo?

No le pongas muchas capas de ropa, ni prendas muy ajustadas o con muchos botones. La zona de aplicación -los muslos en los más pequeños y los brazos en los niños más grandes- debe quedar al descubierto, de modo la ropa tiene que ser ligera y fácil de quitar y poner.

6- ¿Cuál es la mejor hora para vacunarlo?

A la mañana o a la tarde, podés llevarlo cuando te quede más cómodo: el horario de aplicación no modifica la efectividad de la vacuna.

7- ¿Tiene que hacer ayuno?

Las vacunas no tiene restricciones alimentarias, ni de alimentos sólidos ni de líquidos, de modo que el niño puede tomar el pecho o comer como de costumbre. La única excepción es la vacuna Sabin oral, que requiere 30 minutos de ayuno antes y después de la administración, con el objetivo de prevenir los vómitos.

8- ¿Qué cuidados debe recibir después de vacunarse?

Ninguno en especial: puede comer de todo, bañarse, jugar, ir al jardín o a la escuela, como de costumbre. Si la zona donde le pusieron la vacuna le duele o se inflama, no frotes ni masajees, porque no aporta ningún beneficio y puede incluso acentuar las molestias. Unas compresas frías o un poco de hielo (envuelto en un pañuelo o una toalla) aliviarán los síntomas

9- ¿Hay que tomar alguna precaución antes de vacunarlo?

Ninguna. Hay mamás que suelen darles paracetamol, para prevenir la fiebre o el dolor posteriores a la aplicación. No lo hagas, porque está comprobado que disminuye la efectividad de algunas vacunas.

10- ¿Cuándo sacarle la curita?

Es habitual que después de vacunarlo le coloquen una curita. No es necesario dejarla hasta el otro día: hay que quitarla cuando llegan a casa o en el momento del baño.