La revista que más sabe de bebés

Los alimentos prohibidos para menores de un año

Hay muchos alimentos que tu bebé no debe comer hasta que tenga cierta edad, por distintas razones. Algunos pueden ocasionarle alergia. Con otros, puede atragantarse y sufrir una obstrucción de la vía respiratoria. Aquí te los enumeramos y te explicamos, en cada caso, cuáles son los motivos para evitarlos.

Leche de vaca

Si tu hijo debe complementar la lactancia con un biberón, jamás debés darle leche de vaca antes del año de vida. ¿Por qué? Debido a que la mucosa del intestino del recién nacido es aún inmadura, y la leche de vaca -que tiene alto contenido de proteínas- puede sensibilizarlo y ocasionarle reacciones alérgicas.

Además, a los niños menores de 12 meses, la leche entera, de vaca o de otros animales (cabra, oveja), puede provocarles una pérdida de glóbulos rojos en el intestino, y esta es una de las causas de anemia en los lactantes.

Recién cuando tenga más de un año podrá tomar leche de vaca entera, y a partir de los 2 años, parcialmente descremada.

Frutillas y kiwi

Dos frutas riquísimas, que además aportan gran cantidad de vitaminas y minerales. Sin embargo, no son aptas para bebés de menos de 12 meses, porque pueden provocar alergia, especialmente a los niños susceptibles o con antecedentes familiares de alergia. Luego del año, podrá comerlas sin riesgo.

Espinaca

Se aconseja no incorporarla hasta el año de edad, debido a su alto contenido de nitrato, peligroso para el bebé.

Durante los primeros meses de vida, el estómago no produce suficiente cantidad de ácido, y eso favorece el asentamiento de bacterias en el tramo superior del intestino delgado. Estas bacterias pueden convertir los nitratos de las verduras en nitritos, que resultan sumamente nocivos para la salud. ¿Por qué? Debido a que transforman la hemoglobina -una proteína de la sangre encargada de llevar oxígeno a los pulmones- en metahemoglobina, sustancia que provoca dificultades para respirar. Los más perjudicados por esta complicación, llamada metahemoglobinemia, son los bebés menores de seis meses, dado que su organismo aún carece de las enzimas esenciales para revertir el proceso.

Pescados y mariscos

El pescado es un alimento muy saludable, rico en proteínas de alta calidad, lípidos insaturados, ácidos grasos de la serie omega 3, vitaminas, sales minerales (yodo, calcio, fósforo y magnesio) y purinas. Pero a los chicos susceptibles puede provocarles alergia, igual que los mariscos. Por eso, ofrecéselo recién a partir del año de edad.

Clara de huevo

Podés utilizar la yema en preparaciones cocidas a partir de los nueve meses, pero la clara debe incorporarse recién después del año: por su alto contenido de albúmina y otras proteínas, puede causar alergia a los niños propensos.

Verduras de hoja crudas

Fuentes de fibra sin igual, justamente aquí radica la recomendación de no dárselas antes del año: más de 5 gramos de fibra por día pueden interferir en la absorción de zinc, hierro y otros minerales. Por lo tanto, podrá comerlas recién a partir de los 12 meses.

Siempre que prepares ensaladas de hojas u otros alimentos crudos, tené la precaución de lavarlos cuidadosamente y repetidas veces bajo el chorro de la canilla, sin sumergirlos. Esta es una de las medidas básicas para prevenir enfermedades que se transmiten por medio de los alimentos.

Chorizo y morcilla

No es aconsejable ofrecer estos dos clásicos de la parrilla argentina a un bebé de menos de un año.
La morcilla es uno de los alimentos más ricos en hierro y aporta tantos nutrientes como la carne, pero recién podrá comerla a partir de los 12 meses, siempre bien cocida, quitando la piel y las partes duras.

Cuando compres este tipo de embutidos, tené en cuenta el origen: elegí solamente productos que vengan con el rotulado nutricional reglamentario, donde se especifiquen los datos del establecimiento productor (RNE). Es la única manera de asegurarte de que fueron sometidos a los correspondientes controles bromatológicos.

Tomate

Rico en agua, potasio, magnesio, vitaminas C, B1, B2 y B5 y carotenoides, como el licopeno (pigmento que le otorga su característico color rojo), el tomate pertenece al grupo de alimentos que pueden provocar alergia a los chicos susceptibles. Por lo tanto, no se lo ofrezcas hasta que tu hijo tenga un año.

La consistencia y el tamaño de los alimentos siempre debe ser acorde a la edad del pequeño.

Uvas enteras

Son ricas en hidratos de carbono, magnesio, fósforo, potasio, carotenos y vitaminas C, del grupo B y ácido fólico. Sin embargo, por su forma y tamaño pueden ocasionarle atragantamientos. Podés dárselas, pero en trocitos, sin piel y sin semillas. Recién a partir de los 3 años podrá comerlas enteras.

Algo similar ocurre con la manzana en trozos. Fuente de fibra, vitamina C, B1, B2 y B6, así como de potasio y fósforo, tu bebé puede comerla a partir de los 6 meses, pero únicamente rallada o cocida. Hasta los 3 años, no le des manzana (ni ningún alimento duro) en pedazos porque puede atragantarse.

Miel

Es uno de los alimentos más saludables de la naturaleza. Pero los niños menores de un año no deben siquiera probarla, porque puede provocarles botulismo, una enfermedad neurológica grave causada por la acción de una toxina que “fabrica” el Clostridium botulinum. La miel puede contener esporas de este microorganismo, que al ingresar en el intestino aún inmaduro del lactante liberan la toxina que desencadena la enfermedad.

El espectro de gravedad del botulismo infantil va desde formas leves a fulminantes y mortales. Por eso, jamás le ofrezcas miel, ni siquiera en el chupete. Esperá a que tenga por lo menos un año: recién en ese momento puede empezar a comerla.

Jamás le ofrezcas miel, ni siquiera en el chupete. Recién al año de vida puede empezar a comerla.

Alimentos muy pegajosos

El mantecol, el nutella, los malvaviscos (marshmallows) o el dulce de leche, debido a su consistencia, pueden quedar pegados en la faringe y hacer que el bebé se atragante. No se los ofrezcas hasta que sea más grande.

Frutos secos

Las frutas secas son ricas en energía, ácidos grasos, vitaminas del complejo B, fósforo, hierro, cobre, potasio y proteínas. Pero no se las des a tu bebé hasta pasados los 3 o 4 años, porque no solo corre peligro de atragantarse sino que además pueden provocarle alergia y cólicos.

Chocolate

Es exquisito y aporta gran cantidad de energía, grasa y proteínas. Sin embargo, tu bebé deberá esperar al año para disfrutarlo, porque si tiene la predisposición, puede provocarle reacciones alérgicas.

Caramelos duros, chupetines y chicles

Hay que tener en cuenta que poseen un elevado contenido de azúcares que aportan solo calorías “vacías”, carentes de nutrientes. Por lo tanto, incluso los más grandecitos deben comerlos con mucha moderación. Pero lo más importante, los niños no deben comerlos hasta los 3 o 4 años, debido al riesgo de atragantamiento.

Pochoclo

A diferencia de las golosinas, el pochoclo es fuente de hidratos de carbono y no contiene grasas de mala calidad ni sal o azúcar en exceso. Sin embargo, es sumamente peligroso hasta después de los 3 años, porque el pequeño puede atragantarse con suma facilidad.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Ahora Mamá Expo 2019Comprá tu anticipada y llevate de regalo un pack de Huggies!

Promo entradas!