La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

Mi bebé está constipado, ¿qué hago?

Al igual que los adultos, hay bebés que hacen caca a diario, otros cada dos días, y a algunos les cuesta bastante más evacuar el intestino. Y lo primero que la mamá piensa es que el bebé está constipado. Desde el punto de vista clínico, se habla de constipación cuando las deposiciones son menos de 3 por semana, o bien cuando las heces son grandes y duras, y las evacuaciones dolorosas. Esto quiere decir que no solo hay que considerar la cantidad sino también las características de las deposiciones. 

Por qué se constipan

¿Es posible que los bebés -que se alimentan exclusivamente con leche- se constipen? Sí, es posible. Y esto depende básicamente de la cantidad y del tipo de leche con que son alimentados. 

Los bebés que toman pecho suelen evacuar alrededor de 3 veces al día, las heces son blandas y de color amarillento, y es sumamente raro que se constipen. Algunos pueden hacer caca con menos frecuencia, porque la leche materna se absorbe casi en su totalidad y es muy poco lo que se elimina por la materia fecal. Pero eso no significa que estén constipados. 

En cambio, los bebés que se alimentan con fórmula suelen defecar solo 2 veces por día y son más propensos a constiparse debido, básicamente, a la composición de las leches maternizadas. 

Dado que todo cambio en la alimentación provoca una modificación en las deposiciones, no es raro que, cuando comienzan a incorporar leche de vaca, los niños se constipen. 

Otra situación frecuente de estreñimiento se evidencia alrededor de los 18 meses, cuando los pequeños empiezan a controlar esfínteres. A esa edad, ya son capaces de experimentar la sensación de intestino lleno, es decir, las “ganas de hacer caca”, pero como aún no pueden decidir cuándo evacuar, a veces se asustan y tienden a retener. 

También es habitual que se constipen cuando en la familia se producen cambios importantes, como una mudanza, el nacimiento de un hermanito o durante las vacaciones.

Y a todos estos motivos hay que sumar, además, las dietas pobres en fibra y el excesivo consumo de lácteos. 

Para que tengas en cuenta, en el 90% de los casos la constipación infantil tiene origen funcional (cambios en la dieta, demora en la maduración de los mecanismos de evacuación o intolerancia a la leche de vaca), y solo un 10% puede atribuirse a causas orgánicas, como enfermedades o trastornos metabólicos o endocrinos. 

De todas maneras, con una buena alimentación y los debidos cuidados, tu hijo logrará un ritmo evacuatorio apropiado para cada etapa de su crecimiento. 

¿Sabías que los bebés que toman leche de fórmula son más propensos a constiparse?

Consejos para evitar la constipación

  • Procurá que comience el día con un buen desayuno. 
  • Asegurate de que beba abundante cantidad de agua y líquidos: ayuda a que las heces se desplacen más fácilmente por el tracto intestinal. 
  • Ofrecele una adecuada cantidad de vegetales y frutas.
  • Andá incorporando, de a poco, mayor variedad de alimentos a su dieta.
  • Incentivalo para que haga ejercicio (jugar a la pelota, andar en bicicleta, correr): la actividad física estimula los movimientos del intestino.
  • Si es propenso a constiparse, moderá el consumo de lácteos: una ingesta excesiva puede agravar la situación. 
  • Reforzá la cantidad de fibra con frutas, vegetales, harinas y cereales integrales. Si el pediatra lo autoriza, podés suplementar las comidas con salvado de trigo (por ejemplo, mezclado en un puré o postre lácteo).
  • Evitá el exceso de alimentos grasos, azucarados o con almidón (pueden enlentecer los movimientos del intestino). 

Tips para aliviar la constipación

  • Si tu bebé se alimenta con leche de fórmula, controlá que la dilución sea la correcta.
  • Ofrecele agua adicional: el agua ablanda las heces, de modo que tu bebé podrá eliminarlas más fácilmente.
  • Cuando veas que está haciendo fuerza, flexionale las piernitas sobre el abdomen.
  • Si está acostado y notás que quiere hacer caca, levantalo de la cuna y sostenelo de manera que pueda apoyar los piecitos y empujar, como si estuviera en cuclillas (es la posición más natural para evacuar). De esta forma, la presión que haga con su abdomen resultará más eficaz.
  • Si tiene más de 6 meses, ofrecele abundante líquido y alimentos que favorezcan el tránsito intestinal.

Alimentos que ayudan

  • Sopa de avena
  • Sopa de verdura
  • Puré de zapallo
  • Zapallitos
  • Espárragos
  • Legumbres 
  • Verduras de hoja
  • Remolacha
  • Jugos naturales
  • Frutas frescas (naranja, pera, uva)
  • Compota de frutas 

Asesoró: Dra. Mariana Moretti, Médica Pediatra y Especialista en Nutrición

Todos los derechos reservados a Ahora Mamá® 2020

También podría gustarte

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.