La revista que más sabe de bebés

Cómo higienizar el cordón umbilical

¿Es necesario desinfectarlo? ¿Y si sangra? ¿Se puede bañar al bebé?

Luego del corte del cordón umbilical en el momento del parto, una pequeña porción del mismo queda adherida al bebé, exactamente en la zona del ombligo. De hecho, el ombliguito recién quedará formado una vez que ese pedacito de cordón se desprenda, fenómeno que ocurre aproximadamente a los 10 días del nacimiento.

Es habitual que las mamás primerizas no sepan bien qué hacer: si higienizar la zona o no, si requiere algún cuidado especial, y mucho menos cómo actuar en caso de que el cordón sangre.

El cordón umbilical se va oscureciendo y secando, hasta desprenderse por completo alrededor de los 10 días después del nacimiento.

Una zona delicada

A medida que pasen los días, el cordoncito se va oscureciendo y secando, hasta desprenderse por completo alrededor de los 10 días después del nacimiento, así que no te asustes por su aspecto, y tampoco si se cae antes o demora un poco más. Una vez que el cordón cae, queda una pequeña herida que puede llegar a sangrar un poquitito. Es normal y no debe preocupar, ya que en pocos días estará cicatrizada.

Si transcurre más tiempo y el cordón no se ha desprendido, jamás tironees ni trates de quitarlo porque podrías provocar una hemorragia; en tal caso, consultalo con tu pediatra.

¿Lo baño o no lo baño?

Hasta que el cordón umbilical no se haya desprendido por completo no es posible comenzar la rutina del baño diario. La razón es que se debe evitar sumergir o mojar la zona umbilical, ya que el agua y la humedad demorarían el proceso de cicatrización. Durante los primeros días de vida se puede higienizar al bebé mediante un “baño de esponja”: colocalo sobre un cambiador, humedecé un algodón o una esponja suave con agua tibia y jabón neutro (ambos de uso exclusivo del pequeño). Realizá la limpieza del cuerpito por partes: primero la cara, luego la cabeza, después el tronco y las extremidades (poniendo especial atención en los pliegues), y por último la zona del pañal, pero siempre evitando la región umbilical. A medida que lo vayas higienizando, secalo enseguida, con suavidad, para que no tome frío.

Una vez que el cordón se cae, es conveniente continuar la higiene con alcohol, hasta que el ombliguito haya cicatrizado.

Paso a paso, la higiene de la zona del ombligo

Cada vez que se le cambia el pañal al bebé, es preciso realizar una adecuada higiene del cordón umbilical. Esto no sólo ayuda a que se seque, se desprenda y cicatrice más rápido, sino que además previene posibles infecciones. Los pasos a seguir son:

  • Lavate bien las manos con agua y jabón.
  • Tomá una gasa esterilizada por las cuatro puntas (evitando tocar la parte central), y humedecela con alcohol fino.
  • Sostené el clamp (el brochecito que está en el extremo del cordón) con una mano, y con la otra deslizá suavemente la gasa desde la base hacia arriba.
  • Limpiá la zona de la base haciendo rotar la gasa alrededor del ombliguito.
  • Con mucha delicadeza, frotá también la zona que lo rodea.
  • No cubras el ombligo con gasa, para evitar que retenga la humedad.
  • Colocá el pañal evitando tapar la zona umbilical, para que no tome contacto con el pis.
  • Mantené la zona del cordón limpia y seca, para prevenir infecciones y favorecer la cicatrización.
  • Posponé el baño de inmersión hasta 48 hs después de que el cordón se haya desprendido y la herida esté completamente cicatrizada.
  • Limpiá el cordón con gasa y alcohol únicamente. No utilices desinfectantes ni talcos.
  • Si el cordoncito demora en desprenderse, no tironees ni hagas ninguna maniobra para tratar de quitarlo.
  • Consultá al pediatra si el ombliguito de tu bebé despide olor feo, secreciones, o sangra mucho.
  • Una vez que el cordón se cae, es conveniente continuar la higiene con alcohol, hasta que el ombliguito haya cicatrizado por completo.
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Ahora Mamá Expo 2019Comprá tu anticipada y llevate de regalo un pack de Huggies!

Promo entradas!