La revista que más sabe de bebés

Recta final: el curso de preparto

¿Comenzando el tercer trimestre? Hora de pensar en el curso de psicoprofilaxis para el parto.

El curso de psicoprofilaxis o curso de preparto tiene el objetivo de “preparar” física y emocionalmente a la mamá y a su pareja para el momento del parto, y brindarles seguridad. Una de las grandes preocupaciones de las embarazadas es si serán capaces de hacer “lo que se debe” en el momento del parto, y si serán capaces de parir. Además es un excelente espacio para que los futuros padres puedan encontrarse con ellos mismos y con ese hijo que día a día crece dentro del vientre materno.

A lo largo del curso se tratan distintos aspectos relacionados con el embarazo, el parto y el posparto. También se enseñan técnicas para controlar el dolor y la ansiedad, para así disfrutar al máximo de ese momento único en la vida.

Si bien las características del curso dependen del lugar donde se dicten, por lo general en los cursos hay aproximadamente 10 parejas, que compartirán experiencias, inquietudes y temores, con las personas a cargo del curso.

El objetivo del curso es “preparar” física y emocionalmente a la mamá y su pareja para el momento del parto.

¿Cuándo es recomendable hacerlo?

Idealmente, el trabajo de preparación para el parto debería realizarse durante los dos últimos meses del embarazo, con una frecuencia semanal. Como muchos bebés nacen antes de lo previsto, el comienzo del tercer trimestre es un buen momento para realizarlo.

¿Qué se hace en el curso?

El curso está dividido en varias clases, y cada una de ellas suele constar de tres partes: gimnasia, técnicas de respiración y relajación, y charla informativa.

  • Gimnasia: la actividad física es adecuada para esta etapa del embarazo. Mediante distintos ejercicios se busca aliviar los malestares típicos del embarazo y del posparto. Se pone énfasis en trabajar determinados grupos musculares: pectorales, músculos de la espalda (tan importantes durante el embarazo y en la etapa de lactancia), abdominales (necesarios para sostener el embarazo y controlar los pujos), glúteos y piso pelviano. Los ejercicios consisten en movimientos sencillos y fáciles de seguir, tanto para aquellas que habitualmente realizan actividad física como para las que no. También se enseñan ejercicios para practicar en el puerperio inmediato.
  • Técnicas de respiración y relajación: se enseña cómo -a través de la respiración- llegar al grado de relajación necesaria durante las contracciones. También, suele realizarse un simulacro, imaginando que aparecen las contracciones y que se aproxima el parto: la mujer aprende a controlar el dolor mediante la respiración, luego se simula el período expulsivo y se practica cómo realizar los pujos.
  • Charla informativa: finalizada la parte práctica, suele haber charlas sobre distintos temas, muchas veces propuestos por las mismas mamás que participan de las clases para aclarar dudas y temores: cómo son las contracciones, cómo saber que comenzó el trabajo de parto, el manejo del dolor, los reflejos condicionados, la cesárea, la lactancia, los cuidados del recién nacido, etc.

¿Sola o en pareja?

Lo ideal es que la mamá vaya acompañada de su pareja o acompañante a las reuniones. Es importante que ambos se empapen del tema, despejen sus dudas y sepan cómo afrontar -juntos- el momento del trabajo de parto y el parto mismo. Si bien quien da a luz es la mamá, la contención es fundamental para atravesar este momento repleto de emociones muy fuertes. Afortunadamente hoy se le brinda una mayor participación, tanto en los cursos de preparto como en el momento en que el bebé llega al mundo.

Las dudas más frecuentes

Durante los meses de embarazo, en la cabeza de la futura mamá aparecen muchos cuestionamientos, dudas y temores. Y esto se ve reflejado en el curso de preparto donde, con las panzas ya abultadas, las mujeres plantean sus preguntas con vergüenza, ansiedad y hasta angustia.

Una de las preguntas más frecuentes entre las futuras madres es si el parto duele. Lamentablemente la bíblica frase “Parirás con dolor” sigue teniendo un peso muy grande para muchas futuras mamás. El curso de psicoprofilaxis enseña a la mujer a responder en forma refleja frente a la contracción dolorosa, concentrándose en la relajación y la respiración, así como durante la etapa de la expulsión, en los pujos. La mujer aprende a crear focos de atención para tolerar el dolor, y qué debe hacer para manejar cada situación: respirar, relajarse, hacer fuerza, o lo que corresponda según el momento. Y no olvidemos que por suerte ¡existe la peridural!

La gran inquietud es si se darán cuenta de que el trabajo de parto ha llegado. Tranquila… Este es uno de los temas recurrentes. En el curso de preparto te enseñarán cuáles son los signos y señales que anticipan la llegada del bebé.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.