La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

Por qué no es seguro comer sushi durante el embarazo

El sushi -típica especialidad de la comida japonesa- es un placer irresistible para mucha gente. Pero lo cierto es que no es el plato más recomendable durante el embarazo. El motivo es que muchas de sus variedades se elaboran con pescado crudo. Y el mismo -al igual que la carne y el pollo poco cocidos- puede contener microbios capaces de ocasionar una infección alimentaria. El riesgo es que -en el caso de una embarazada, no se solo se verá afectada su salud sino también la del bebé en gestación. 

Riesgo de contaminación

El pescado crudo puede estar contaminado con diferentes microorganismos, como Salmonella, Escherichia coli, Listeria monocytogenes, e incluso con el virus de hepatitis A. 

La Salmonella y la Escherichia coli suelen provocar vómitos, diarrea, dolor abdominal y fiebre. Y como consecuencia de estos síntomas, pérdida de peso, deshidratación, y una carencia de los nutrientes y el agua indispensables para llevar adelante el embarazo.

El virus de la hepatitis A, por su parte, puede desencadenar la infección si ingresa en el organismo y la embarazada no tiene anticuerpos protectores.

En cuanto a la Listeria monocytogenes, las mujeres embarazadas son sumamente vulnerables a la acción tóxica de esta bacteria. El mayor peligro radica en que puede atravesar la placenta, llegar al bebé y ocasionarle infecciones serias, como meningitis, o provocar incluso un aborto espontáneo. Los síntomas son similares a los de una gripe. El período de incubación puede durar hasta 30 días sin ningún tipo de síntoma (y aun así la bacteria ya pudo haber alcanzado al bebé).

El pescado también puede estar contaminado con un parásito llamado anisakis. Es un gusano blanco y delgado (como una hebra de hilo blanco), que suele encontrarse en peces que fueron eviscerados inmediatamente después de la pesca. 

Cabe señalar que tanto la Salmonella como la Escherichia coli y la Listeria monocytogenes mueren con una adecuada cocción. El anisakis, en cambio, se elimina congelando el pescado durante al menos una semana, o bien cocinándolo a una temperatura superior a los 63ºC.

¿Sabías que el pescado crudo puede contener microbios capaces de provocar infecciones alimentarias?

Las variedades que sí se pueden consumir

Salvo el anisakis (que es perfectamente visible), es imposible detectar a simple vista la presencia de bacterias o virus, ya que son organismos microscópicos. Además, como no alteran la apariencia, la textura, el color, el sabor ni el olor del pescado, nada hace sospechar que está contaminado. Luce bien y sabe bien, pero incluso así puede estar infestado con gérmenes capaces de provocar enfermedades. Precisamente por eso, es recomendable evitar los platos que se elaboran con pescado crudo a lo largo del embarazo. 

De todas maneras, si te encanta el sushi y te da antojito, hay varias opciones que no conllevan riesgo. Por ejemplo, niguiris de pulpo o langostino, rolls de atún (de lata) o de salmon skin (están rellenos con piel de salmón cocinada). Los makis vegetarianos son claramente otra opción. Aun así, prestá atención al lugar donde vas a comprarlos o consumirlos: debe ser un establecimiento confiable, que cumpla normas estrictas de higiene y seguridad. 

Asesoró: Lic. Adriana Zapater, licenciada en Nutrición

Todos los derechos reservados a Ahora Mamá ® 2020

También podría gustarte

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.