La revista que más sabe de bebés

Beneficios de la lactancia materna

Un sinfín de beneficios convierten a la lactancia en el paradigma de la alimentación. Y las ventajas no son solo para el pequeño sino también para la mamá.

Nada como la leche materna. Es, sin duda, el alimento por excelencia para el bebé. Algunos de sus atributos:

  • Completa y equilibrada. Cubre todas las necesidades alimenticias, porque contiene el exacto balance de nutrientes que el bebé necesita.
  • Previene enfermedades. Provee anticuerpos que protegen al pequeño de innumerables enfermedades e infecciones. El calostro -primera variedad de leche materna- aporta al recién nacido una importante defensa contra las enfermedades infectocontagiosas. Pero no solo el calostro es beneficioso: la leche madura también posee una enorme riqueza.
  • Fácil de digerir. Se digiere mejor y más rápido que las leches de fórmula.
  • Inteligente. A medida que el bebé crece, la leche materna se va modificando para adecuarse a sus diferentes necesidades nutricionales.
  • Práctica. Es la manera más cómoda y sencilla de alimentar al bebé: está siempre disponible y no se acaba nunca.
  • Estéril. Está libre de bacterias que pueden poner en peligro la salud del lactante. Y a diferencia de las mamaderas y tetinas, el “envase” de la leche materna no requiere esterilización.
  • Cómoda. La lactancia es la forma más práctica de alimentar al bebé durante la noche: no hay más que alzarlo del moisés y prenderlo al pecho, sin ningún preparativo.
  • Tiene la temperatura justa. Ni fría ni caliente, está siempre a la temperatura ideal, y no es necesario calentarla ni probarla antes de ofrecérsela al pequeño.
  • Fácil de conservar. Puede extraerse y almacenarse en el freezer sin que se alteren en absoluto sus propiedades.
  • Gratis. A diferencia de las leches maternizadas, que hay que comprarlas, la leche materna es absolutamente gratis.

Se puede amamantar durante todo el tiempo que la mamá desee: mientras el bebé succione, el organismo materno continúa produciendo leche.

Bebés más sanos

Los pequeños que toman pecho…

  • Se enferman menos, de manera que las visitas al pediatra se reducen considerablemente. Y si el pequeño no se enferma, la mamá no debe ausentarse de sus obligaciones laborales.
  • Padecen menos episodios de otitis media que los que toman biberón.
  • Raramente se constipan, y sus deposiciones son más blandas.
  • Tienen menos posibilidades de sufrir dermatitis del pañal.
  • El riesgo de que padezcan desnutrición u obesidad es mucho menor. La lipasa de la leche materna favorece la justa absorción de grasas, calcio y fósforo, y eso ayuda a las futuras generaciones a bajar el nivel de colesterol.
  • Tienen menos probabilidades de contraer diabetes. Recientes estudios demostraron que la leche materna tiene un efecto protector contra esta enfermedad.
  • La lactancia contribuye al desarrollo de la mandíbula del bebé y favorece la correcta oclusión.

Ventajas también para la mamá

El bebé no es el único que se beneficia de la lactancia. La madre también saca su provecho, ya que amamantar…

  • Acelera la recuperación posparto.
  • Ayuda a que el útero se contraiga.
  • Disminuye el sangrado.
  • Reduce la incidencia de cáncer de mama y de útero.
También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.