La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

No se duerme sin su teta

Muchos bebés buscan la teta para poder conciliar el sueño cada noche. Y una gran preocupación de sus mamás es cómo harán para que su bebé se duerma cuando la lactancia haya llegado a su fin.

El destete es un largo proceso que implica el comienzo del fin de la lactancia. Por lo general, el pecho de la noche es el último en abandonarse, ya que para muchos pequeños es la forma de conciliar el sueño y poder dormirse.

No son pocos los bebés que requieren la teta para poder dormirse por la noche. Para ellos, el pecho es la antesala del sueño, y durante esa mamada que caen rendidos y logran dormir. Una duda frecuente de las mamás es cómo harán para que sus hijos se duerman cuando la lactancia termine. No es fácil, pero tampoco imposible.

¿Cómo se dormirá el bebé sin el pecho?

Seguramente te preguntes cómo sacar esa teta de la noche. Observá a tu bebé: si notás que durante la noche ya duerme más tiempo de corrido y no reclama (o se despierta pero no busca la teta), no se la ofrezcas en forma automática: contenelo y acompañalo para que vuelva a conciliar el sueño tranquilo. De esta forma irá asociando la alimentación con las horas del día, y la noche con el descanso.

Pero si te pide mamar, dale: la succión no solo satisface su apetito sino que lo ayuda a relajarse y a sentir tu cercanía. La teta de la noche es la más importante, y por eso es la última que se quita. En esta instancia, el “objeto transicional” se convierte en un gran aliado; esa frazadita o ese juguete suave y blando que el pequeño elija y que la mamá le ofrezca como alternativa al pecho acompañarán la transición. De todas formas, la duración de la mamada nocturna irá acortándose poco a poco.

Para que la despedida resulte menos traumática, poco a poco acortá la duración de la última mamada, y llegará el momento en que tu hijo se quedará dormido sin necesidad de succionar. Además, evitá darle la teta en el lugar de costumbre. El objetivo es que tu bebé incorpore una nueva manera de conciliar el sueño, pero con la misma contención. Por ejemplo: si habitualmente le das el pecho acostados en tu cama y una vez dormido lo pasás a su cuna, empezá a dejarlo en su cunita, amamantalo solo si te lo pide, pero quedate con él hasta que se duerma. Es decir, no le ofrezcas el pecho, pero tampoco te rehúses a dárselo si te lo pide. De esta forma, se irá habituando a dormir y a despertar en el mismo lugar, con tu contención y tu compañía.

Es probable que al principio tengas que alzarlo, acunarlo y cantarle para que se relaje. ¡Está bien! La idea es que se dé cuenta de que es posible conciliar el sueño sin la teta, pero que vos estás ahí, acompañándolo todo el tiempo que sea necesario. Y si “protesta”, no te angusties: consolalo con ternura y paciencia, y acunalo en tus brazos para que se sienta protegido y seguro.

¿Lo sabías?
La leche materna contiene L-triptófano, un aminoácido que ayuda a conciliar el sueño.

Algunos consejitos

  • Considerá el destete como un proceso gradual, reduciendo el tiempo de la mamada de la noche, y al mismo tiempo reconfortando a tu bebé con más contacto.
  • Amamantá a tu hijo y brindale contacto estrecho durante el día.
  • Organizá una rutina que incluya el baño, la mamada (más breve) y un espacio de relax (con caricias, masajes o canciones) que lo ayude a conciliar del sueño.
  • Evitá que el destete coincida con otros cambios importantes que se produzcan en el hogar.
  • Los brazos de tu pareja son una valiosa colaboración para que tu bebé se duerma sin succionar.
  • Cuando le des el pecho antes de acostarlo, explicale que “Esta es la última teta. Nos vamos a dormir en tu cuna”. Aunque no lo creas, tu bebé entiende a la perfección lo que le decís.

Asesoró: FUNDALAM – Fundación Lactancia y Maternidad
Todos los derechos reservados a Ahora Mamá ® 2020

Chupete sensitive NUK
También podría gustarte

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: