La revista que más sabe de bebés

No sé quién es el padre de mi hijo

No solo ocurre en las novelas. Son muchas las mujeres que tienen dudas sobre quién es el papá de su hijo. Algunas transcurren todo el embarazo con esa incertidumbre. Muchas conviven con ella durante años. Otras necesitan saberlo de inmediato.

Cuando una mujer tiene relaciones sexuales con más de un hombre en el mismo mes y queda embarazada, la duda surge inevitablemente.

¿Cómo saberlo?

¿Hay forma de saber quién es el papá durante el embarazo o es preciso esperar a que nazca el bebé?

Tomando como dato la fecha de la última menstruación (siempre que sus ciclos sean regulares), una mujer puede imaginar la fecha en la que quedó embarazada, teniendo en cuenta que la ovulación ocurre aproximadamente 14 días después del primer día de la última menstruación. Sin embargo, este dato no es para nada certero, ya que no todos los ciclos son iguales, por lo que una mujer puede ovular en un momento o en otro. Si una mujer tuvo relaciones el día 10 con un hombre y el día 17 con otro, no hay forma de afirmar que es hijo de uno u otro.

Otra manera de acercarse un poco más a la fecha de la concepción es haciendo una ecografía en las primeras semanas de gestación. Dado que en el primer estadio del embarazo todos crecen a un mismo ritmo, a través de las medidas del embrión, el ecografista puede estimar la edad gestacional, pero jamás podrá garantizar en qué día fue concebido el bebé y mucho menos determinar quién es el padre biológico.

¿Sabías que entre el 10 y 15% de las personas, no son hijos del padre que les dio el apellido? Esta estadística se mantiene desde hace años, es común a la cultura occidental, e independientemente del estrato socioeconómico.

La hora de la verdad

Cuando existen dudas, la única forma de saber con certeza quién es el papá es a través de una prueba de ADN. Las mismas pueden hacerse tanto durante el embarazo como después de nacido el bebé.

-Estudios Prenatales

Si una futura mamá quiere saber quién es el padre de su bebé, no es necesario esperar a que nazca para saberlo, sino que se puede recurrir a un estudio denominado Paternidad Prenatal. Estas pruebas -hoy muy frecuentes- se practican desde hace alrededor 25 años.

Para este tipo de estudios es necesaria una punción en el abdomen materno. Al ser invasivo, implica un mínimo riesgo. Si se realiza entre las semanas 11 y 13, se hace una punción de vellosidades coriales (unos “pelitos” provenientes de la placenta, y que tienen la misma información genética del bebé). En cambio, si el estudio es realizado a partir de la semana 15, se hace una punción de líquido amniótico.

Una vez realizada la punción, es preciso tomar una muestra de sangre de la mamá, y muestra de sangre (o saliva) del “supuesto” papá. Luego se compara la información genética del bebé con la de la mamá y la del supuesto padre. El resultado se obtiene en aproximadamente una semana, arrojando una probabilidad mayor al 99,99% de que ese hombre sea o no el padre biológico del niño.

Cuando la mujer mantuvo relaciones con su pareja estable y también con un amante, quien generalmente realiza el estudio es éste último, ya que supone un riesgo menor para su situación de pareja. Cuando la mujer tiene más de una pareja al mismo tiempo pero no son estables, suele pedirle a uno de ellos que realice el estudio.

-ADN fetal

¿Sabías que durante el embarazo, hay ADN del bebé circulante en la sangre de la mamá? ¡Sí! Y mediante una muestra de sangre materna tomada a partir de la semana 10 de gestación, y a través del ADN circulante, es posible evaluar si el bebé tiene alguna patología, como por ejemplo Síndrome de Down.

Si bien aún están en un período de interfase, en el exterior se están empezando a realizar estudios de paternidad con esta nueva metodología de ADN fetal en sangre materna. La gran ventaja es que al ser una técnica no invasiva, evita la punción prenatal. En Argentina aún no se realizan estos estudios. Y en un futuro a mediano plazo se van a efectuar muchas pruebas de paternidad con esta técnica, sin punción abdominal, y utilizando una muestra de sangre de la mamá, y una muestra de sangre o saliva del papá, para poder cotejarlo.

-Después del nacimiento

Así como hay mujeres que necesitan despejar la duda durante la gestación, muchas otras deciden saber quién es el padre una vez que el bebé haya llegado al mundo. Este escenario se da cuando la mujer, tras el parto, sabe que ese hombre -a quien ve enamoradísimo de su bebé- puede no ser el padre biológico. Para hacer una prueba de ADN luego del nacimiento, se precisa de una muestra de saliva del bebé y una muestra de sangre o saliva del supuesto padre, para ser comparados entre sí. Los resultados se obtienen entre los 7 y los 10 días. Pero estos estudios no siempre se hacen apenas el bebé nace: hay situaciones en los que una mujer, años después del nacimiento de su hijo, no quiere seguir viviendo con la incertidumbre de si ese chico es hijo de su pareja o del amante que tenía en aquel momento.

En otros países, se están comenzando a realizar estudios de paternidad prenatal con la metodología de ADN fetal en sangre materna.

Desconfío…

Como vimos, los estudios de paternidad pueden darse en diversas situaciones. Otro escenario posible se da cuando el hombre desconfía de si es o no el padre biológico del bebé, y no accede a darle el apellido hasta no tener la certeza que le brinda un estudio de paternidad. Es una situación muy frecuente en las generaciones más jóvenes, que pueden tener más de una pareja al mismo tiempo, por lo que acuerdan hacer el estudio una vez nacido el bebé.

 
Con el asesoramiento de Dra. Viviana Bernath (PhD) – Doctora en Biología Molecular y Especialista en Genética Humana

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Ahora Mamá Expo 2019Comprá tu anticipada y llevate de regalo un pack de Huggies!

Promo entradas!