La revista que más sabe de bebés

Métodos anticonceptivos

Mitos y tabúes

La sexualidad está rodeada de numerosos mitos, y los anticonceptivos no quedan afuera. Antes de elegir un método, es bueno conocerlos.

Los métodos anticonceptivos permiten evitar el riesgo de un embarazo no deseado, algunos colaboran a prevenir la transmisión de infecciones sexuales, y al mismo tiempo, y al mismo impactan positivamente en el goce de la sexualidad ya que, al cubrir el efecto reproductivo, produce tranquilidad y relajan a quien los usa. Hay muchos métodos, y no hay uno mejor que otro, sino que la elección siempre dependerá de las preferencias de cada mujer y de cada pareja.

Antes de comenzar a desterrar mitos, vamos a explicar brevemente que existen distintos tipos de anticonceptivos: los hay naturales, de barrera, mecánicos, quirúrgicos, químicos y hormonales. Dentro de los de barrera están el preservativo -único método capaz de evitar el contagio de infecciones de transmisión sexual-, y el diafragma (un método que, dada su baja eficacia y practicidad, ya casi no se utiliza).

El DIU convencional (dispositivo intrauterino con hilos de cobre) es un método mecánico. Los métodos químicos pueden ser cremas, óvulos y esponjas, que contienen sustancias espermicidas, y son de baja eficacia.

Dentro de la categoría de los métodos anticonceptivos hormonales, están los combinados (contienen estrógenos y progesterona), y los que tienen solo progesterona. Los anticonceptivos hormonales se presentan en forma de pastillas, parches autoadhesivos, varilla intradérmica, inyección, anillos vaginales, y también un DIU que tiene un reservorio de progesterona. Todos los métodos hormonales actúan inhibiendo la ovulación excepto el DIU, que actúa contra la vitalidad de los espermatozoides.

Los quirúrgicos son la vasectomía en el varón (se cortan los conductos por donde viajan los espermatozoides), y la ligadura tubaria en la mujer, para evitar que el óvulo llegue a la trompa (que es donde se produciría una supuesta fecundación si se encontrara con un espermatozoide).

Los mitos y verdades más escuchados

Los anticonceptivos se eligen de acuerdo a la edad. FALSO

Todavía hay mujeres que están convencidas de que a tal edad, se puede usar tal anticonceptivo. Esto no es así. Hay métodos que tienen contraindicaciones especifícas, pero no para generalizar por la edad de la mujer. La elección del método anticonceptivo no debe hacerse en base a la edad, sino a las preferencias de cada mujer y de cada pareja.

Antes de indicar un método, el ginecólogo debe pedir estudios a la mujer. FALSO

Para indicar un anticonceptivo hormonal no es requisito pedir un análisis de sangre, ni un PAP ni una ecografía. La recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) es que, antes de dar un anticonceptivo, el médico mida presión arterial y realice un profundo interrogatorio, con el objetivo de saber qué enfermedades tuvo o tiene la mujer, conocer su estado de salud actual, si padece enfermedades crónicas como migraña, diabetes, epilepsia, etc., así como antecedentes familiares.

En la primera relación sexual no es necesario usar anticonceptivos porque no hay riesgo de embarazo. FALSO

Esta creencia es culpable de muchos embarazos adolescentes. Es erróneo creer que una primera relación sexual no embaraza. Y no solo corre este riesgo sino también el de contraer una infección de transmisión sexual si no utiliza preservativo. Por estas razones siempre es preciso utilizar un método anticonceptivo desde la primera relación.

Hay métodos anticonceptivos contraindicados en adolescentes. FALSO

Las adolescentes pueden usar cualquier método. Como dijimos, la elección del anticonceptivo no debe hacerse en torno a la edad, sino a las preferencias y condiciones de cada mujer. Eso sí: es importante inculcarles que, además, utilicen siempre un preservativo, ya que es el único método eficaz para prevenir las infecciones de transmisión sexual.

Las mujeres fumadoras de más de 35 años no pueden usar cualquier anticonceptivo hormonal. VERDADERO

Los anticonceptivos que contienen estrógenos están contraindicados en las mujeres que tienen más de 35 años y tienen el hábito del cigarrillo. ¿El motivo? Aumentan muchísimo el riesgo de padecer una trombosis. Sí, en cambio, pueden utilizar los anticonceptivos hormonales que contienen sólo progesterona. Lo ideal: ¡dejar de fumar!

Las pastillas caen mal. DEPENDE

Si bien a la mayoría de las mujeres no les ocurre, en algunas las pastillas anticonceptivas pueden provocar síntomas como dolor de cabeza, náuseas, hinchazón de pies, baja libido, o tristeza. De ser así, debe hablar con su ginecólogo para elegir una pastilla con otra formulación.

Estoy amamantando. No necesito cuidarme. FALSO

Si bien es cierto que cuando una mujer amamanta aumenta el nivel de prolactina, y esta hormona inhibe la ovulación, para que esto ocurra, se debería sostener la lactancia exclusiva, con una frecuencia de no más de 3 horas entre mamada y mamada, de modo de mantener elevados los niveles de prolactina. Sin embargo, esto ocurre sólo durante un tiempo, imposible de determinar. Por esta razón, es fundamental el uso de un método anticonceptivo desde que la pareja retome las relaciones sexuales. Vale aclarar que mientras la mujer esté amamantando no sería indicado utilizar anticonceptivos combinados, pero aquellos que tienen solamente progesterona (varilla intradérmica, DIU -de cobre o con levonorgestrel-, pastillas de progesterona, etc.) son totalmente compatibles con la lactancia.

Las pastillas engordan. FALSO

Está comprobado que los anticonceptivos orales no hacen aumentar de peso. Sin embargo, en algunas mujeres puede provocar retención de líquidos.

El preservativo se debe colocar antes de la eyaculación. FALSO

Además de ser anticonceptivo, el condón es el único método capaz de prevenir las infecciones de transmisión sexual. Pero para esto debe ser colocado al inicio de la relación, cuando el pene esté erecto y antes de tomar contacto con la vulva.

El preservativo es el único método eficaz para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

El DIU no es apto para mujeres que no tuvieron hijos. FALSO

Diversos estudios científicos avalan que esto no es cierto. El DIU (dispositivo intrauterino), ya sea el de cobre o el de progesterona, puede ser usado tanto por las mujeres que tuvieron hijos como las que no.

Algunos medicamentos reducen la efectividad de los métodos hormonales. VERDADERO

Es importante que las mujeres que toman medicamentos para tratar una enfermedad crónica o determinada, consulten con su médico si los mismos son compatibles con los anticonceptivos hormonales.

No puedo tomar anticonceptivos porque sufro migrañas. DEPENDE

Existen dos tipos de migraña: con y sin aura. El aura son síntomas o signos que preceden al dolor de cabeza, y que difieren de una persona a otra (pueden ser experiencias oftálmicas -como lucecitas o flashes-, diarreas, náuseas, dolor de estómago, vómitos, adormecimiento de la mitad de la cara o de un brazo). En las mujeres que tienen migrañas con aura están contraindicados los anticonceptivos combinados (estrógenos + progesterona), pero sí pueden utilizar los que tienen sólo progesterona.

En cambio, las que padecen migrañas sin aura, sí puede tomar anticonceptivos combinados.

El DIU no es adecuado para todas las mujeres. VERDADERO

Si bien el DIU es un excelente método, no es indicado en mujeres con anomalías del útero (como miomas que deforman la cavidad uterina), ni en pacientes con infección pélvica activa. El DIU de cobre está contraindicado -por ejemplo- en personas alérgicas a ese mineral; en las que padecen la enfermedad Wilson; en mujeres con antecedentes de embarazos ectópicos (fuera del útero) ya que aumentaría las chances de que se repita; en mujeres que tienen múltiples parejas sexuales (aumentaría el riesgo de infección); en las que tienen menstruaciones con sangrados muy abundantes con anemia (en este caso es ideal el DIU con progesterona ya que, al impedir el engrosamiento del endometrio, disminuye o elimina el sangrado menstrual).

La varilla no es un buen método. FALSO

Es el método más efectivo, con un índice de embarazo de 0,05%. Consiste en una varilla plástica muy delgada (similar a un fósforo) que se coloca en el antebrazo por debajo de la piel, que libera progesterona en forma continua. Sumamente práctica, tiene una duración de 3 años y -al no contener estrógenos- casi no tiene contraindicaciones. La única desventaja es que para colocarla y retirarla el médico debe hacer una pequeñísima incisión. Nota: su uso puede provocar que las mujeres casi no tengan sangrado, por esto es importante saber que es común y que no hay motivo para preocupase.

Si uso doble preservativo es más efectivo. FALSO

El preservativo está pensado para ser usado de a uno. Si se colocan dos (uno encima del otro) lo único que se logra es aumentar el riesgo de rotura. Tampoco se debe colocar vaselina sobre el preservativo, porque lo corroe, y se rompe; si se quiere utilizar un lubricante se puede optar por los que están elaborados con base de agua.

Es fundamental el uso de un método anticonceptivo desde que la pareja retome las relaciones sexuales.

Para ponerme un DIU tengo que esperar varios meses tras el parto. FALSO

¿Sabías que el DIU se puede colocar en el posparto inmediato, antes de las 48 horas luego de alumbrada la placenta? Sí, es así aunque suene extraño. Sin embargo, si no se aprovecha ese momento, es necesario esperar alrededor 40 días, ya que luego del parto los tejidos del útero quedan muy blandos, y deben involucionar para no aumentar el riesgo de perforación en su colocación.

Soy re colgada. Las pastillas no son para mí. VERDADERO

Para que las pastillas sean efectivas se las debe tomar todos los días, durante 3 semanas. Si la mujer olvidó tomarla un día, y mantiene relaciones ese mismo día o en los subsiguientes, hay posibilidades de que quede embarazada. Por esto, si la mujer es muy olvidadiza, la pastilla no es la mejor de las opciones. En este caso, los métodos más adecuados son el parche, la inyección, la varilla o el DIU.

Una inyección al mes tiene el mismo efecto anticonceptivo que una pastilla diaria. VERDAD

La inyección anticonceptiva es otra forma de introducir en el organismo un anticonceptivo hormonal. Se aplica una vez al mes (generalmente el primer día de la menstruación), y al contener estrógenos y progesterona, tiene las mismas contraindicaciones que cualquier anticonceptivo combinado. Es ideal para las mujeres que no quieren estar pendientes de la toma de la pastilla diaria. También hay una inyección anticonceptiva que contiene solo progesterona y es aplicación trimestral.

El parche anticonceptivo es poco seguro. FALSO

Es un método combinado que tiene una eficacia idéntica a la de los anticonceptivos orales. Se trata de una parche autoadhesivo que se pega en espalda, brazo, piernas o glúteo. Libera hormona y, a diferencia de los demás métodos, se absorbe a través de la piel, pero igualmente inhibe la ovulación. Debe ser reemplazado cada 7 días, durante 3 semanas, y se deja descansar una semana durante la cual cuando se produce el sangrado. Al ser transdérmico, la eficacia podría disminuir en mujeres obesas (con un índice de masa muscular mayor a 35), dado que la absorción disminuiría.

Las mujeres hipertensas no pueden utilizar cualquier anticonceptivo. VERDADERO

Aquellas que tienen presión arterial elevada no pueden tomar anticonceptivos combinados. En cambio, sí pueden utilizar sin problemas los que tienen sólo progesterona.

Las pastillas pueden aumentar la celulitis.VERDADERO

Si bien no ocurre en todas las mujeres, lamentablemente es cierto que incrementan levemente la celulitis, así como la posibilidad de tener “arañitas”. Sin embargo, es algo que se puede revertir con ejercicio físico.

Los anticonceptivos aptos para el período de lactancia son los que contienen solo progesterona.

El mejor lugar para guardar los preservativos en el bolsillo. FALSO

Debido a que cuando el látex toma temperatura puede romperse, nunca hay que llevar los preservativos en el bolsillo, ni dentro de la billetera, ni en la guantera del auto. Al momento de comprarlos, hacerlo siempre en lugares seguros, donde no hayan estado expuestos al sol o al calor, y chequear siempre la fecha de vencimiento.

Para el sexo anal no es necesario usar preservativo. FALSO

Por supuesto que es necesario usarlo, no sólo como una forma de prevención de las enfermedades de transmisión sexual, sino también debido al gran riesgo de infecciones. Si la pareja va a tener relaciones por vía vaginal y también anal, es necesario utilizar un preservativo diferente y exclusivo para las relaciones anales.

Las pastillas mejoran el acné. VERDADERO

Las pastillas -así como todos los métodos hormonales- bajan los niveles de andrógenos en el organismo. Como consecuencia, disminuirá todas las manifestaciones asociadas a problemas hormonales: el acné, la grasitud en el rostro y en el cabello, la caída del cabello, y la vellosidad en zonas no habituales en las mujeres (como bozo, espalda, brazos, hombros, etc.). ¡Punto a favor!

Con el asesoramiento de Dra. Florencia Salort, Médica ginecóloga.

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.