La revista que más sabe de bebés

Perros: las mejores razas para niños

Cuando se decide incorporar un perro al hogar, antes de hacerlo, es preciso establecer qué tipo de animal estamos buscando, y siempre teniendo en cuenta si en el hogar hay bebés o niños pequeños.

Un punto para definir es si queremos un perro de raza o no. Una de las razones por las que muchos se inclinan por un cachorro de raza es que el tamaño y el peso que el animal tendrá cuando sea adulto son imaginables (en el caso de un mestizo, nunca podemos estar seguros de cuánto va a crecer).

En cuanto a la estética, las distintas razas ofrecen un sinnúmero de posibilidades. Las opciones, sumamente variadas, van desde animales enormes hasta diminutos, con pelajes largos y sedosos o pelo corto, enrulado, e incluso perros que prácticamente no tienen pelo, como el Pila mexicano. Vale decir que los hay para todos los gustos: las posibilidades y las ofertas comerciales a la hora de comprar son de lo más diversas. Sin embargo, cuando en el hogar hay bebés o niños, lo más importante para considerar es que así como hay una gran diversidad de opciones en cuanto a la estética, que están a la vista, también existe la misma diversidad en lo que se refiere al comportamiento de las distintas razas, cosa que no es tan evidente. El animal convivirá con chicos, y por lo tanto, es preferible inclinarse por razas de baja agresividad y escasa excitabilidad. Cuando hablamos de excitabilidad, nos referimos a la tendencia a ladrar, a la actividad en general, a la demanda de afecto y a la tendencia del perro a morder, o al menos intentarlo, cuando es molestado por el niño.

7 categorías de excitabilidad en perros

Los doctores B. L. Hart y L. A. Hart, médicos veterinarios conductistas de Estados Unidos, realizaron una clasificación basada en estudios de campo y reconocen 7 grupos de razas tipificadas según su comportamiento.

 GRUPO 1. Animales de alta excitabilidad, baja facilidad de adiestramiento y agresividad moderada.

Sus representantes principales son: Cocker spaniel, Pequinés, Beagle, Yorkshire terrier, Weimaraner y Setter irlandés, entre otros.

GRUPO 2. Muy baja excitabilidad, baja facilidad de adiestramiento y muy baja agresividad.

Ejemplos: Bulldog, Pastor inglés, Bassethound.

GRUPO 3. Baja excitabilidad, baja facilidad de adiestramiento y alta agresividad.

Ejemplos: Siberian husky, Bóxer, Gran Danés, Chow Chow.

GRUPO 4. Excitabilidad moderada, muy alta facilidad de adiestramiento y moderada agresividad.

Ejemplos: Shis tzu, Caniche miniatura, Bichón frisé, Caniche mediano.

GRUPO 5. Baja excitabilidad, alta facilidad de adiestramiento y baja agresividad.

Ejemplos: Labrador, Vizsla, Golder Retriever, Pointer, Terranova, Collie.

GRUPO 6. Muy baja excitabilidad, muy alta facilidad de adiestramiento y muy alta agresividad.

Ovejero alemán, Rottweiler, Dóberman, Akita.

GRUPO 7. Alta excitabilidad, moderada facilidad de adiestramiento y muy alta agresividad.

Ejemplos: Chihuahua, Fox terrier, Airedale terrier, Schnauzer miniatura, West Highland terrier, Terrier escosés.

Temperamento propio

Si bien se trata de características generales de cada raza, tal como ocurre con los humanos, cada espécimen tiene rasgos de temperamento propios. Así, hay personas que tienen, por ejemplo, un Dóberman, y tal vez no estén de acuerdo con esta clasificación, porque su perro “es un santo”.

De todos modos, a la hora de elegir tu mascota, no pases por alto las características descriptas. Cuando de bebés y niños se trata, lo más recomendable son las razas de menor agresividad y las más tolerantes, es decir, las de menor excitabilidad (GRUPO 5).

Con el asesoramiento de Dr. Ricardo Bruno – Médico Veterinario y Especialista en Comportamiento Animal

También podría gustarte

Los comentarios están cerrados.

Ahora Mamá Expo 2019Comprá tu anticipada y llevate de regalo un pack de Huggies!

Promo entradas!