La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé
NUK mamadera control de temperatura

Padres separados: ¿con quién pasan las Fiestas los niños?

Para la mayoría de la gente las Fiestas son motivo de celebración, y especialmente para los niños. Una vez que han vivido su primera Navidad o su primer cumpleaños y son conscientes del significado, esos días pasan a ser uno de los momentos más esperados del año. Sin embargo, esas fechas que siempre fueron una ocasión para estar todos juntos, después de que los padres se han separado suelen vivirse con bastante tristeza.

Este sentimiento es normal, y forma parte del proceso de duelo que implica todo divorcio, aun cuando haya traído un verdadero alivio a la familia. En medio del dolor, algunos padres no quieren festejar como sus hijos necesitan. Y así, no solo los privan de la alegría y la ilusión que representan Nochebuena, Papá Noel y los regalos, sino que pierden una oportunidad de calmar la angustia que los pequeños ya padecen por causa del conflicto.

Otros, en cambio, pretenden que los chicos estén el 24 y el 31, sin tener en cuenta que sus hijos tienen una madre y un padre. Por lo tanto, lo más justo y salomónico es que pasen una fecha con cada uno: Navidad con uno y Año Nuevo con el otro, y alternar el orden al año siguiente. 

Dejar de lado los resentimientos y priorizar a los hijos también es una manera de amarlos. 

Mi regalo, tu regalo

A veces, la lucha entre los excónyuges se traslada a los ámbitos más diversos, a punto tal que los hijos se convierten en presas del conflicto. Y conscientes de lo que representan los regalos, muchos creen que la Navidad es una buena ocasión para “sumar puntos”. ¿Quién le hará el regalo más importante para Navidad o para Reyes? ¿Cuál le gustará más? Son interrogantes que pueden interpretarse como: ¿A quién querrá más? 

Pero obviamente no es por medio de los obsequios ni compitiendo con la expareja la forma de despejar el temor o de asegurar el amor de sus pequeños. Además, para los chicos es Papá Noel o los Reyes Magos quien en realidad trae los regalos, e incluso cuando sospechen de la participación de papá y mamá, lo que menos necesitan es quedar atrapados en esos tironeos. Muchos padres no pueden resistir la tentación de diferenciarse y hacen obsequios deslumbrantes. Sobre todo en momentos en que la expareja no dispone de una situación económica que le permita estar a la al tura de las circunstancias. Una forma de romper el circuito de competencia velada es tratando de entender que se trata de un niño, y que en definitiva un presente no es algo que lo perjudique. Cuánto mejor si para esa Navidad o Reyes uno de los regalos es muy importante, aunque no sea el que le hicimos nosotros. Tolerar estas diferencias y regocijarse por su alegría ayudará al niño a disfrutar el momento sin sentir culpa. Dejar de lado los resentimientos y priorizar a los hijos también es una manera de amarlos.

Ellos primero 

Crear las condiciones para que las Fiestas sean un momento de felicidad para los hijos es tarea de los adultos. Conservar la magia y la función tranquilizadora de las celebraciones también. Hacer hincapié en la importancia y la alegría de compartir permitirá no quedar atrapados en la disputa de quién hizo el mejor regalo. Tratemos de que estas Fiestas no se convierta en motivo de conflicto, del cual los chicos nunca salen ilesos. Para ello, la única solución es tomar conciencia de que nuestras decisiones los afectarán. Y es en ellos, únicamente en ellos, en quienes debemos pensar.

Asesoró: Dra. Mariana Czapski, Psicóloga y Especialista en Psicología Clínica.

Todos los derechos reservados a Ahora Mamá ® 2020

Carter's
También podría gustarte

Dejá una respuesta