La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

6 meses: los importantes logros del bebé

El primer año de vida es -sin lugar a dudas- uno de los más importantes en el desarrollo de los bebés. Es la época en la que se produce proporcionalmente uno de los crecimientos más vertiginosos. Tu hijo crecerá día a día y te sorprenderás de la cantidad de cambios y transformaciones que se producirán en poco tiempo. No solamente crecerá en tamaño, sino que también logrará destrezas, movilidad, desarrollo mental y emocional que le permitirán reconocerse a sí mismo y a su familia. Pero dentro de ese primer año, los 6 meses serán un verdadero hito de su desarrollo evolutivo, ya que ocurren importantes logros en simultáneo, tanto físicos como psíquicos, que son muy significativos para tu bebé.

Salen los primeros dientes

A los 6 meses suelen asomar los primeros dientitos temporarios (de leche), generalmente los incisivos centrales inferiores (las “paletitas” de abajo). Es probable que notes que tu bebé está algo molesto, porque sus encías pueden inflamarse y dolerle.  

Puede sentarse con apoyo

A esta posición se la conoce como “trípode”. Consiste en que el bebé se apoya en sus caderas y en sus brazos y permanece sentado sin ayuda de alguien más. Este logro en su motricidad le permitirá a tu pequeño descubrir el mundo desde otras perspectivas diferentes a las que tenía hasta el momento. Sentado se ve el mundo muy distinto a estando acostado.

Tiene un mayor tono muscular

Los músculos del cuello y de los brazos se irán fortaleciendo. Esto, sumado a que ya puede sentarse, le permite tener posición más erguida. ¡Ya está en condiciones de utilizar una silla de comer!

Demuestra interés por la comida

A esta edad (y en algunos casos antes) vas a notar que, mientras las personas que lo rodean comen, el bebé los observa atentamente. 

Comienza a incorporar los primeros semisólidos

¡Un cambio súper importante! Hasta ahora sólo se alimentó de leche (sea pecho o biberón), pero a partir de los 6 meses comenzará a incorporar los primeros alimentos semisólidos. Sí, llegó el momento de empezar a comer y descubrir nuevos sabores, texturas y temperaturas. ¡Todo un acontecimiento!

Puede tocar los alimentos, llevarlos a su boca

Tal como hace con cualquier otro elemento, sentirá curiosidad, y querrá manosear la comida, examinarla con todos sus sentidos y llevarla con las manitos a su boca. ¿Se va a ensuciar? ¡Claro! Y no solamente su ropa, sino también el piso (e incluso las paredes). Pero es importante que lo dejes hacerlo: tocar los alimentos, ensuciarse la ropita y la cara también son formas de conocer el mundo que lo rodea. Dale prioridad al contacto con los alimentos y no a la limpieza. Podés recurrir a baberos, pintorcitos de plástico y buenos productos para atravesar esta experiencia sin desesperar. Dejar que toque los alimentos con sus manitos permite al bebé favorecer el desarrollo de la coordinación motora y adquirir confianza en los nuevos alimentos que está descubriendo. ¡Paciencia!

Mientras lo alimentás, enunciá los alimentos por su nombre, aunque todavía no entienda exactamente lo que decís. Es una forma de estimular el lenguaje y la interacción social. 

Comienza a mejorar la coordinación de la vista con los movimientos de la mano

Podrá alcanzar y tomar los objetos que se encuentren cercanos a él y que le llamen la atención, y los inspeccionará. Su mundo se amplía más aún. Y no solo descubrirá el mundo que lo rodea, sino también su propio cuerpo. En esta época descubrirá sus pies y comenzará a darse cuenta de que forman parte de su cuerpo.  

Puede calcular lo que sucederá

Basándose en las experiencias previas, puede anticiparse a lo que ocurrirá a partir de su conducta. Sabe, por ejemplo, que si tira la cuchara, ésta caerá al piso. Y como le encanta arrojar cosas, también entenderá que, si toma un poquito de puré con sus manos y lo deja caer, quedará “estampado” en el suelo, e intentará repetirlo. Esta posibilidad de anticiparse a los resultados, le permitirá prolongar y repetir experiencias agradables.

Cada cual a su tiempo

Siempre que se habla del desarrollo normal de un niño se consideran edades o tiempos estimativos, alrededor de los cuales los pequeños alcanzan distintos logros (como caminar, hablar, controlar esfínteres, etc). Es decir, un pequeño puede tardar uno o dos meses más en adquirir determinadas habilidades, sin que ello signifique que su crecimiento es anormal o que quienes las consiguen antes son más inteligentes. Cada chiquito tiene su propio tiempo y es preciso respetarlo. 

Asesoró: Dra. Mariana Czapski, Psicóloga y Especialista en Psicología Clínica

Todos los derechos reservados a Ahora Mamá® 2020

También podría gustarte

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.