La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

Ideas para jugar en la playa

Llegó el verano, y ¡por fin! las vacaciones tan ansiadas por todos los integrantes de la familia. Agua, arena, y un montón de horas por delante son el escenario ideal para que los chicos se diviertan. A continuación, te proponemos distintas actividades e ideas para jugar en la playa. 

Hasta los 3 años

  • Torres de arena. El pasatiempo ideal de los más chicos, que permanecen largos ratos construyéndolas y demoliéndolas. Solo se requiere de un baldecito, una pala, un rastrillo y algunos cubos. Es necesario humedecer ligeramente la arena para que se sostenga mejor, llenar los cubos y darlos vuelta golpeando suavemente la base.
  • Juego de la mancha. El niño que es “mancha” debe perseguir y tocar a otro jugador para convertirlo en “mancha”, y así sucesivamente. 
  • Juegos con pelota. Las pelotas de playa son perfectas para los más chiquitos: livianas, no lastiman y muy fáciles de agarrar. El juego consiste en atrapar la pelota. 
Si tu hijo es bebé, vigilalo permanentemente, y controlá que no se lleve arena a la boca. 

Entre los 3 y los 5 años

  • Castillos de arena. Sin duda, el clásico de la playa. Una pala, un rastrillo y baldes de diversos tamaños son herramientas suficientes para poner en marcha la imaginación y la creatividad. 
  • Carreras. Se necesitan una pelota chica o mediana y una pala de plástico. El juego consiste en colocar la pelota en la pala y llevarla hasta la meta sin que se caiga. 
  • Juegos con pelota. A esta edad los pequeños ya pueden atajar, patear y hacer equilibrio con una pelota de playa.
  • Mancha cola de perro. Una variante ideal para los más chiquitos. El niño que es “mancha” se coloca un pañuelo colgando del traje de baño y trata de escapar de los demás. Gana el participante que logra quitarle “la cola”. 

Más de 6 años

  • Cinchada. Se forman dos equipos y se traza una línea divisoria en la arena. El juego consiste en que los participantes tiren de una soga hasta lograr que los contrincantes crucen la línea. Atención: este juego no es apto para niños pequeños, porque pierden rápidamente el equilibrio y pueden lastimarse.
  • Rayuela. Se busca un sitio donde la arena esté firme y se dibuja el campo de juego. Cada participante debe saltar en uno o en dos pies, de acuerdo con el dibujo y siguiendo el orden de los números.
  • Juegos con pelota. A esta edad los chicos ya pueden organizar, por ejemplo, equipos de vóley.
  • Mancha congelada. Una variante de la “mancha” ideal para niños más grandecitos es la “mancha congelada”, que comprende una mayor cantidad de reglas. El jugador atrapado por la “mancha” permanece “congelado” y no puede moverse, salvo que lo toque otro participante. El niño que queda “congelado” tres veces se convierte en “mancha”.

Disfrutarse mutuamente

Durante el año, no son muchas las ocasiones en las que podés pasar todo el día con tus chicos. Las vacaciones son la época ideal para que padres e hijos puedan disfrutarse mutuamente y compartir tiempo juntos. Disponer de momentos donde no hay obligaciones que cumplir predispone a conectarse con el juego, y a descubrir aspectos creativos que podrán seguir desarrollándose durante el año. 

A gozar de las vacaciones y del tiempo libre también se aprende. Si a lo largo de la infancia enseñás a tus hijos cómo aprovecharlos, tendrán más recursos para resolver las situaciones estresantes cuando sean adultos. 

Sexado Fetal Promo AhoraMama

Asesoró: Dra. Mariana Czapski, Psicóloga y Especialista en Psicología Clínica

Todos los derechos reservados Ahora Mamá ®

También podría gustarte

Dejá una respuesta