La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

Ventanas y balcones seguros

Con el gateo, y más adelante con los primeros pasos, tu bebé inaugura un período de grandes cambios. Desplazarse le permite ver las cosas en otra dimensión y desarrollar su imaginación a partir de diferentes planos. Comienza a deambular, y eso le da la posibilidad de llegar -por sus propios medios- a todas partes, dentro y fuera de la casa. Las más inofensivas y también las más peligrosas, como por ejemplo ventanas y balcones. 

Movido por la curiosidad, querrá subir, bajar, trepar, todo con tal de descubrir ese mundo nuevo, que hasta poco le era inaccesible. Preparate: llegó el momento de implementar todas las medidas de seguridad posibles para evitar accidentes que pueden tener consecuencias fatales. 

Desde el primer momento

Desde el preciso instante en que tu bebé empieza a gatear, tenés que colocar protecciones en todas las ventanas de la casa. La razón es obvia: una caída desde esa altura puede provocar lesiones sumamente graves.

Lo mismo ocurre con los balcones y las terrazas. Si bien son súper aprovechables -en especial en los meses cálidos- esconden un serio peligro: si no están adecuadamente protegidos, tu bebé puede treparse por el muro o meterse entre las rejas y caer al vacío. Y no solo eso: según cómo estén diseñados los espacios y los materiales con que hayan sido construidos, también puede cortarse, golpearse e incluso intoxicarse.

Andrómaco Bushi

Consejo: no te relajes pensando que el muro o la baranda son lo suficientemente altos como para impedir que pase algo malo. Cuando hay niños pequeños, todos los balcones deben contar con una protección de por lo menos 2 metros. Y si hay rejas, la distancia entre los barrotes no debe superar los 10 centímetros; caso contrario, hay que colocar una protección adicional que los cubra.

Para todos los gustos

Rejas, mallas de alambre, redes de nylon, podés elegir la protección que más te guste o la que mejor combine con la decoración de tu casa, siempre y cuando sea resistente, esté bien amurada, y tu hijo no pueda separarla de la ventana o el balcón. Las redes son una opción práctica: son resistentes, más económicas que las rejas y no se oxidan. 

Los mosquiteros son perfectos para evitar el ingreso de insectos al hogar, pero no representan una protección segura para las aberturas. Eso significa que además de mosquitero, habrá que poner una reja o una red de seguridad.

Balcones funcionales

La gran mayoría de los balcones están atiborrados de macetas y macetitas, que poco espacio dejan para disfrutarlos. Consejo: mientras tu hijo sea chiquito resigná la decoración en pro de su bienestar, y procurá que el balcón sea un sitio funcional y amigable para que él pueda aprovecharlo. 

Tips de seguridad

  • No colocar elementos cerca del muro o la reja del balcón en los que tu hijo pueda treparse. Si se sube, puede superar la altura de la protección y caer al vacío.
  • Elegir rejas, mallas o redes bien resistentes y con entramados que impidan que tu hijo trepe.
  • No dejarlo solito jugando en el balcón: la mirada atenta de un adulto puede evitar accidentes fatales.
  • A medida que vaya creciendo, explicarle los riesgos de treparse o asomarse a las ventanas y balcones: es importante que le enseñes a cuidarse.

Todos los derechos reservados Ahora Mamá ®

También podría gustarte

Dejá una respuesta