La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

Cómo actuar ante un parto de urgencia

Más de una vez se leen o se escuchan noticias sobre mujeres que dieron a luz en la vía pública, en un automóvil, en un tren o en un avión. Si bien en casi todos los casos el organismo femenino da claras señales de que el trabajo de parto ha comenzado, en algunas pocas situaciones se inicia sin que la mamá lo advierta, y el nacimiento la sorprende en los lugares más insólitos. En esta nota te explicamos cómo actuar ante un parto de urgencia. 

Qué hacer

El parto es un proceso que se lleva a cabo en forma natural. No obstante, es necesario brindar un poco de ayuda a la mamá y al bebé. 

Lo primero que hay que hacer es no desesperar: los nervios siempre juegan en contra, impiden razonar y en nada contribuyen en una situación como esta. 

Si te toca asistir a una futura mamá a punto de dar a luz, el paso inicial es evaluar a qué distancia se encuentra el centro asistencial más próximo. Y si no hubiera ninguno cerca y el bebé está a punto de nacer, podrás ofrecer tu colaboración:

  1. Llamar a un servicio de emergencia. 
  2. Pedir a la mamá que se acueste boca arriba, con las piernas flexionadas y abiertas. Si fuera posible, sobre una cama, una camilla o un banco. Caso contrario en el suelo, cubierto con una manta o una prenda de vestir. 
  3. Colocar una toalla o una sábana limpia debajo de la cola. Si no se dispone de ninguno de estos elementos, se puede recurrir a alguna ropa o papel limpio.
  4. Lavarse las manos.
  5. Pedir a la mamá que respire normalmente y que no haga fuerza, como para dar tiempo a que llegue el servicio de emergencia.
  6. Si el bebé está saliendo por la vagina, sostener la cabeza y el cuerpito, sin tironearlo ni apretar la panza de la madre. 
  7. Si el cordón umbilical estuviera rodeando el cuello del bebé, tratar de deslizarlo hacia los hombros. Si no es posible realizar esta maniobra, no importa: una vez que el niño nazca el cordón se liberará con suma facilidad. 
  8. Una vez que el bebé haya salido por completo, secarlo bien y arroparlo, para que no pierda calor. No hace falta lavarlo, alcanza con secarlo con una toalla limpia y envolverlo en una prenda seca. 
  9. Apoyar al bebé sobre el cuerpo de la mamá, para que no pierda calor. 
  10. Cuando el cordón haya dejado de latir, es preciso ligarlo en dos zonas: a 10 y a 20 centímetros del abdomen del recién nacido. ¿Cómo hacerlo? Tomar un hilo bien resistente, sumergirlo en alcohol y atarlo con firmeza en estos dos puntos. Comprobar que la ligadura está bien hecha. Se puede cortar el cordón o no: si está bien ligado no es imprescindible hacerlo inmediatamente. 
  11. Después del nacimiento, el próximo paso es el alumbramiento, vale decir la salida de la placenta, que se produce desde escasos minutos a media hora después. Si no sale en forma espontánea, no se debe tironear del cordón para intentar sacarla: puede retirarse sin problemas un poco más tarde.

Finalmente, es imprescindible trasladar a la mamá y al bebé a un centro asistencial. Conviene llevar también la placenta, porque en algunos casos es necesario examinarla. 

Si se trata de tu bebé

Si el nacimiento de tu bebé es inminente, hay dos consignas primordiales. La primera es conservar la calma y no entrar en pánico (aunque es más fácil dar el consejo que ponerlo en práctica). Desde ya que no es la mejor de las situaciones ni el escenario ideal para que tu hijo venga al mundo, pero actuar de manera racional te ayudará, y mucho. Si el parto se produce normalmente y sin complicaciones será, en gran parte, mérito tuyo; pero si algo sale mal, no hay duda de que no es tu culpa.

El segundo paso es pedir ayuda: 1) comunicarte con el servicio de emergencias y explicar la situación; 2) llamar a alguna vecina, a tu pareja, a un familiar o a un amigo, y pedirles que vengan lo más rápido posible. Mientras llega la asistencia médica, deberás acostarte boca arriba en la cama, con las rodillas flexionadas y las piernas abiertas, pero sin hacer fuerza. Si la situación se presenta en la vía pública, el consejo es que pidas ayuda enseguida. Pero como quien te va a asistir tal vez ignore qué debe hacer, es vital que sepas qué instrucciones darle.

Asesoró: Dr. Mario Sebastiani, Médico obstetra

Aveno 2023

Todos los derechos reservados Ahora Mamá ®

También podría gustarte

Dejá una respuesta