La mejor información sobre el embarazo, el parto y los primeros años de vida de tu bebé

Viajar en avión con un bebé

¿Irá sentado o a upa? ¿Podré llevarle la leche? ¿Cómo dormirá? ¿Qué va a comer? Tips y todo lo que conviene saber.

Los bebés -incluso chiquitos- pueden viajar en avión, pero lo cierto es que muchos no la pasan bien durante el vuelo, especialmente en el despegue y el aterrizaje. Aun así, no es necesario darle ningún tipo de medicación para prevenir mareos ni nada por el estilo. ¿Cómo aliviarlo? Durante el ascenso y el descenso ofrecele el pecho, el biberón o el chupete: la succión ayuda a evitar que se le tapen o le molesten los oídos. Y si en esos momentos está dormido, no lo despiertes: quizá no sienta molestias porque ni siquiera advierte las maniobras.

 

¿Sentado o a upa?

Los menores de 2 años (infant) pagan un pequeño porcentaje del valor del pasaje pero no ocupan asiento, de modo que los papás deberán llevarlos en la falda.

En el momento de comprar el pasaje, procura que te asignen los lugares de la primera fila de la clase económica, que es más cómoda y espaciosa. No reserves los asientos que están próximos a las salidas de emergencia, porque aunque tienen muchísimo espacio adelante no se otorgan a familias con niños. Si quieren viajar más cómodos, pueden comprar un boleto abonando la tarifa de niños y de esa forma te darán un asiento para él.

Si van a viajar en Business o en Primera clase, hay que tener en cuenta que algunas compañías no permiten llevar al bebé en la falda, por lo que es necesario comprar un boleto más. En ese caso, deberás llevar una butaca de seguridad homologada apta para aviones para sentar a tu hijo.

Cuna a bordo

Hay aerolíneas que disponen de moisés o cuna en la clase turista de algunos de sus aviones para vuelos internacionales de larga distancia en los asientos de mampara (es decir los que están detrás de la pared que está detrás de las cocinas o del sector de baños). Vale aclarar que, como son limitados, las reservas suelen ser condicionales y sujetas a disponibilidad. Por razones de seguridad la cunita es instalada después del despegue y retirados antes del aterrizaje.

En algunas aerolíneas la reserva debe realizarse al menos 24 horas antes a la salida del vuelo, mientras que en otras no es posible reservarlas con antelación sino que son otorgadas por estricto orden de llegada a la puerta de embarque.

Aveno 2023

Durante el ascenso y el descenso ofrecele el pecho, el biberón o el chupete: la succión ayuda a evitar que se le tapen o le molesten los oídos.

Su alimentación a bordo

Si tu bebé toma biberón, no tendrás ningún inconveniente en subir la leche al avión. Eso sí: lleva la cantidad suficiente, y un poco más de refuerzo, por si surge algún imprevisto.

Si tiene más de 6 meses y ya come, los cereales para bebés o la comida en frasquitos son una buena opción y podrás llevarlas sin problemas. Algunas pocas aerolíneas las contemplan dentro del menú, pero debés solicitarlas con anterioridad.

Para los más grandecitos, que ya comen de todo, podés pedir menú especial para niños en el momento de comprar el pasaje.

Al igual que los adultos, es indispensable que durante el vuelo el bebé tome abundante agua, porque la humedad en la cabina es muy baja. Si toma el pecho, amamantalo con frecuencia.

 

Durante el vuelo, es indispensable que tu bebé tome abundante agua: la humedad en la cabina es muy baja. Si toma pecho, amamantalo con frecuencia.

Para tener en cuenta

  • Todos los bebés tienen que ir acompañados obligatoriamente de una persona adulta.
  • Si un pasajero viaja con dos chiquitos menores de 2 años, deberá comprar un ticket para uno de ellos y llevar una butaca homologada apta para aviones para ese asiento.
  • Las familias que viajan con bebés o niños pequeños tienen prioridad en el momento del embarque, pero generalmente son los últimos en desembarcar.

Todos los derechos reservados Ahora Mamá ®

También podría gustarte

Dejá una respuesta